Studio Kôsen. “Nuestro fin siempre es el mismo: contar historias”

Aurora García Tejado y Diana Fernández Dévora llevan dos décadas formando el exitoso tándem que artísticamente conocemos como Studio Kôsen. Autoras totales y conocedoras de los dos lados de la industria, conforman una pareja creativa que demuestra que el talento nacional de inspiración oriental puede consolidarse dentro de un panorama siempre complicado.

 

¿Por qué os dedicáis a la ilustración?

Cómic, ilustración, novela… Para nosotras, todo tiene el mismo fin: contar historias. Es lo que siempre hemos querido hacer. Tenemos cosas que contar, y para cada una buscamos el formato que mejor se adapte.

 

Formáis una pareja veterana en la profesión. Si echáis la vista atrás, ¿cómo veis el camino recorrido?

Hemos ido aprendiendo sobre la marcha, planteándonos nuevos retos a nivel narrativo con cada proyecto. Llevamos mucho tiempo, pero en realidad no sabemos cuánto hemos recorrido, ya que preferimos centrarnos en las pequeñas metas que nos vamos proponiendo.

 

Yaoi, fantasía, acción, terror, humor… ¿os sentís igualmente cómodas en todos los géneros, o tenéis alguna preferencia?

Para sentirnos cómodas, lo principal es trabajar en una historia que nos gusta y contarla a nuestra manera. Cuando se nos ocurre un argumento, suele partir de la base: tal personaje con tal problema en tal contexto o época. No tenemos preferencias de géneros, depende un poco de lo que nos apetezca explorar en ese momento; y si a la editorial no le interesa, buscamos otro o lo desarrollamos por nuestra cuenta.

 

¿Cuál es vuestro truco para trabajar juntas? ¿Es algo automático, después de tanto tiempo?

Al ser las dos autoras completas, el sistema suele ser el siguiente: a una se le ocurre la historia y la dibuja, y la otra hace de asistente, tanto aportando cosas al guión como en el dibujo, entintado, o lo que se necesite para llegar a tiempo a las entregas. En el caso de nuestra serie actual, “Windrose”, Diana es la guionista y Aurora la dibujante, pero aún así cada una tiene la confianza suficiente para meter mano en la parcela de la otra; al llevar tantos años sabemos que es para mejorar el trabajo final.

 

Tenéis experiencia en el mundo editorial como responsables de la Línea Gaijin de Glénat entre 2009 y 2013. ¿Qué tal os desenvolvéis a ese lado de la industria?

La verdad es que fue todo un reto. No sé si lo hicimos bien o mal, pero sí podemos decir que le pusimos todas las ganas y el esfuerzo que podíamos. Al hacer de “puente” entre editorial y autores aprendimos mucho, nos ayudó a entender los motivos detrás de algunas decisiones que, a veces, los dibujantes no comprendemos. Pero también nos permitía sugerir otras posibilidades que eran tenidas en cuenta. Apoyar activamente la creación de tantos cómics nuevos, con tantos autores, fue una experiencia muy enriquecedora. Creemos que tenía solvencia y cantera para seguir durante bastantes años, una lástima que la editorial no pudiese continuar.

 

¿Cómo veis el panorama manga nacional?

Nosotras tenemos la sensación de que se ha estancado un poco, parece que ya no hay tanto entusiasmo como cuando se estrenaban varios títulos en papel cada seis meses o un año. Ni por parte de las editoriales, ni de otros autores, que sentían “el gusanillo” de la competencia sana. Las editoriales con capacidad para apostar por proyectos nuevos y mini series no lo hacen, las pequeñas no tienen medios para pagar a los autores ni garantizar una periodicidad, o terminan licenciando porque es más barato y tiene mejor respuesta… Sin embargo, otros compañeros no tienen la misma percepción. Tal vez se deba a que se han buscado otras vías como la publicación directa por Internet, con lo cual todo está más diluido.

 

¿Qué esperáis de esta nueva edición de Expomanga?

Lo que más ilusión nos hace es reencontrarnos con nuestros colegas y todos aquellos que siguen nuestros trabajos. También deseamos que todas las obras publicadas de los compañeros tengan una gran acogida.

 

¿Cuáles son vuestros referentes principales?

Nos cuesta responder a esto, porque tenemos muchos. Empezamos con el boom del manga en los 90, leíamos todo lo que caía en nuestras manos y después nos fuimos interesando por los trabajos de otros autores españoles que publican en Francia o en Estados Unidos; poco a poco hemos ido absorbiendo y probando cosas de aquí y allá. Por hablar de autores que nos encantan, tenemos que mencionar a Kentaro Miura, Kaoru Mori, Ryoko Ikeda, Oh Great, Takeshi Obata, Takehiko Inoue, Roger Ibáñez, Florent Madoux, Becky Cloonan… ¡no sabemos si se nos habrá pegado algo, ojalá!

 

¿Qué estáis preparando ahora? Si podéis hablar de ello…

Estamos con el segundo tomo (de tres) de “Windrose”, una serie de cómic de aventuras y ladrones de guante blanco en pleno siglo XVIII, publicada en inglés por Chromatic Press y en español por Ediciones Babylon. Además, Diana está trabajando en el tercer libro de su saga literaria “Monstruo Busca Monstruo”, que podemos definir como “fantasía urbana con gente con poderes” que publica online en www.adraxmonsters.com, así como en el artbook complemento de dicha saga, que fue financiado hace poco vía crowdfunding.